17 de febrero de 2008

EL RASTRO II

AL CALOR DE CASCORRO
...

...
.....Me pone Cascorro, no creo que Eloy Gonzalo se hubiera imaginado nunca rodeado de tanta gente, este valiente soldado raso que se jugó la vida en Cascorro contra los ultimos defensores de la independencia cubana, le ha comido la popularidad al pensador Nicolás Salmeron, verdadero titular de la plaza.
..
.....Lo sabía, lo presentí la semana pasada, ya era muy tarde para frenarme, pasé un tiempo sin bajar a los domingos del RASTRO y aunque al principio siento como la ansiedad me corroe, logro acostumbrarme, pero ay de mi, si de repente transijo conmigo misma y me dejo arrastrar hasta EL.
....



.....
Para calentar los engranajes, que por cierto no necesitaba, me escapé la semana pasada un ratillo del trabajo y me hice con el libro de Tomás, uff es poco todo lo que podría contar, lo mejor es leerlo, vivir paso a paso cada número de cada calle, cada rincón esconde una historia y una cosa llevo a la otra... tenía que volver.


...
.....Pues si, con la gélida mañana de compañera, pertrechada de bufanda, guantes y mi guarricámara, me he tirado al vicio dominguero de tantos años atras, he echado de menos algunas tascas, algunos viejos edificios me han recibido con la cara bien maquillada, aunque me gustaban mas en su estado natural, hay que ver como la coquetería ha llegado hasta muchas de sus calles.
...
.....Ya es inevitable, sucumbo ante El Rastro, me pierdo entre sus tiendas y tenderetes, me dejo atrapar entre la muchedumbre.
..
.....Pierdo el poder sobre mis pies, ya van donde les viene en gana, suben, bajan, recorren todas las calles, tienen que pasear por todas sin dejar un rincón por pisar.


..


..
..
.....Sin reparar en la hora termino muy tarde la mañana no sin antes pasarme por La Paloma, hay que reponer fuerzas y nada mejor que unas gambas y un vermú.
...
..
.....Me despido con tristeza, vuelvo a casa con las pupilas repletas pero, humm no sé si será suficiente cargamento para una semana...



8 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Claro que es suficiente cargamento. Si lo estiras, te durará toda la vida.
Evocar es vivir...y se puede ir viviendo para evocar... más tarde.

Alicia dijo...

Es la primera vez que paso por tu blog y me ha encantado.
Gracias por este paseo por Madrid que siempre tengo pendiente (aunque hoy estuve por ahí), unas palabras emocionantes.
Un beso

mos dijo...

Qué buen reportaje de El Rastro.
Claro que te servirá para toda la semana. Y para mucho más.
Y si no, pues te vas planeando otra salida.
Hasta pronto. Un saludo de mos desde la ESFERA.

Meiga en Alaska dijo...

Qué morriña me ha entrado de mis años en Madrid. Yo vivía en la Ribera de Curtidores, a escasos metros de Cascorro.

me ha gustado tu blog. Volveré a visitarte, con tu permiso.

Lilit dijo...

Aunque conozco poco de Madrid tus escritos me refrescan sus rincones, gracias brujita linda por tan bellas fotos cargadas de frío que descongelas con el calor de tu relato.
Te mando besos!

.JL. en los afelios dijo...

Ya sabes que es obligatoria la vuelta,
porque a mi me debes una de curtidores, paloma y Cascorro

Rodolfo Serrano dijo...

Ya sabes que Tomás cierra los domingos... y el día que se le ocurre.

Tesa dijo...

Hola, cariño, que ando despendolada y sin tiempo, que ya me parezco a ti.

Tengo una asignatura pendiente con el Rastro, como madrileña, aunque muchos creen que soy catalana debido a mi ausencia de estos madriles durante tantos años y al deje en el acento que yo practico en memoria de mi amada Barcelona.

Pero a lo que vamos, te confieso que después de leerte soy capaz de vencer mi miedo a las masas, mi claustrofobia a los apretujones y a sentir respiraciones desconocidas en mi cogote y perderme por esas calles.

Claro que de la mano de una experta sería mucho mejor.

Me encanta ver que has dejado el sofá y te has puesto en marcha.

Un abrazo, brujita y sigo este recorrido virtual mientras tanto, deleitándome de tu verbo apasionado por las callejuelas y los locales del Madrid más castizo.

Miles de besos.