8 de agosto de 2007

Mis Biorritmos y yo

Estaba agobiada, por el calor, el trabajo continuado, la tristeza por ver como se iba marchando toda mi gente y… nos escapamos a tocar el mar, lo pedían los poros de mi cuerpo, gran parte de mí es y pertenece al agua, y mis biorritmos se atrofian, se ponen en huelga de ritmos caídos si no les paseo por una playa, eso si, no me exigen zona, y menos mal, porque según la fecha y el tiempo disponible, les ataco con diferentes litorales de nuestra piel de toro. Esta vez se han conformado con una zona bastante concurrida, pero disponía de pocos días… esto es lo que hay!! les dije, y aceptaron, la verdad es que son agradecidos.


Hemos regresado, mis biorritmos y yo, mucho mas relajados, con las pilas cargadas y a la espera de robarle otro puñado de horas al tedioso trabajo, para volvernos a lanzar a una fuga que siempre tiene billete de vuelta.

Charlando, en el viaje de vuelta con ellos, mis biorritmos, llegamos a una conclusión, un día de estos, tirando a pronto, nuestra escapada va a ser definitiva, nos vamos a quedar en la playa, por supuesto, sin dejar de pisar de vez en cuando el bendito-maldito asfalto de Madrid.


Volviendo a la escapada, he descansado, he cogido ese colorcito tan favorecedor que regala la brisa del mar mientras te tomas una rica cerveza fresquita adornada con “puntillitas” (chopitos en Madrid) mmmm y una paella, eso no podía faltar, es condición indispensable para aguantar el tirón, y después de darme unos bañitos de mar y luna… regreso a la jungla de hierros, humos, insultos, prisas.

Mis biorritmos y yo, nos hemos equilibrado para otra temporada.


Me despedí con mucha tristeza de esa dulce arena





13 comentarios:

Humus dijo...

¡Así que te has ido al Levante! La Albufera de Blasco Ibáñez, los coloridos campos de arroz...y el agua de Valencia en el Negrito.

Bellísima y limpia ciudad. El Palau de la música y la puerta del Cid. Las barracas del palmar y el Miguelete.

Tus biorritmos se habrán vuelto ingenuos. Espero que hayas robado girasoles y regalado tu boca al viento.

Besos de bienvenida.

Paseando por tu nube dijo...

Mi querido Humus, vengo ahora mismo de visitarte, de leerte, de admirarte una vez mas, y me he quedado sin resuello.
Si amigo, hice una escapadita corta, y la he disfrutado, mis biorritmos, mi coche y yo, nos hemos comido unos cientos de kilómetros, pero siempre merece la pena si es para aspirar la brisa del mar, que me la he traido muy dentro de mis pulmones y de vez en cuando abro ese rinconcito y dejo salir un poco para seguir en contacto con mi querido y necesitado mar.
Gracias siempre

Anónimo dijo...

Esa playa tan atractiva tal vez era mediterránea, imagino. No concibo mejor modo de reconciliarse con los biorritmos que estar cerca del mar; eso es lo que echo de menos de mi tierra: el mar. Creo, 'Paseando por tu nube', que tienes mucha sabiduría; eso es lo que deduzco de comentarios que veo haces en otros blog. Ah, y gracias por visitar 'Historias Oscuras', que son de algún modo el resultado de años de arañar la realidad como periodista junto a las ganas irrefrenables de 'sublimar' lo que hay (lo real, lo que pasa y vive o muere) como diría Jiménez Lozano al definir el arte, aunque él lo diría de modo más hermoso.
En éstos tiempos de frivolidad, es importante que las gentes con sensibilidad, las que prefieren ser antes que tener, se comuniquen, por eso la Red me parece uno de los inventos más geniales de todos los tiempos.
C. Tamayo

Paseando por tu nube dijo...

Admirado Anónimo-C.Tamayo-Historias Oscuras, es un orgullo recibirte en mi modesto e incipiente rincón.
Cierto que los años nos afilan las uñas para rascar la realidad, sólo hay que vivir con todo lo que nos rodea y no pasar de largo.
Si,la foto es de una playa valenciana, igual que la paella y aunque solo soy una fotografa de andar por casa, las fotos están todas hechas por mí.
Un saludo y espero seguir viendo tus sabios comentarios.

HOMERO dijo...

Muchas gracias por tus comentarios en mi blog. Te estaré visitando. Un abrazo. H.

Tesa dijo...

El mar, lo hecho de menos, llevo once años viviendo sin mar. Y lo extraño más que la playa, que me gusta mucho, pero fuera de temporada cuando no hay tanta gente. El mar me llena de energía y me relaja, me gusta contemplarlo en silencio, pasear cerca de él, fotografiarlo, olerlo y sentir su brisa sobre mi piel y que se quede el salitre enredado en mi pelo.

He sentido su influencia benéfica leyendo tu texto. Por cierto, las fotos están muy bien encuadradas con intención de que cuenten un momento. En una de ellas veo tu ordenador, desde el que nos comunicamos, con tu blog abierto en pantalla, y la novela “Pálida como la Luna” para contrarrestar con un poco de adrenalina la añoranza de los días de playa.

Que tus biorritmos no decaigan, amiga, no hay que dejar que la jungla nos fagocite y nos convierta en seres malhumorados y sin sonrisas. Piensa en la próxima escapada cuando el asfalto y la rutina laboral te agobien.

Espero escaparme unos días en septiembre, mientras, lo hago a través de tu relato y me tomo una cerveza fresquita a la salud de tus biorritmos, contemplando la luna, pero sin puntillitas, que estoy a dieta.
Muchos besos.

Paseando por tu nube dijo...

Esperada Tesa
Ja ja ja, me he reido leyendo tu comentario. Te echaba de menos, mucho, ya casi te había puesto falta, me gusta, me anima que me escriban amigos, gente que me aprecie, lo de menos son mis post, lo importante es saber que existen personas, grandes personas, que me empieza a querer como yo a ellos, pero de todos todos, de la persona que mas necesito comentarios y esas dosis de cariño y ternura, eres tu, querida Tesa, aunque alguien diga por ahí (con mucho amor) que también guardas tu importante "caracter" y que no falte.
Cómo van los preparativos, brujita??
Besos de régimen

Tesa dijo...

Para que no me pongas falta paso otra vez.

Proyecto brujas: hemos tenido problemas con las obras. Así que está todo un poco parado. Ya sabes que este país se paraliza en agosto. Me lo intento tomar con calma, si no, yo que soy una impaciente acelerada me estaría subiendo por las paredes. Esperamos inaugurar a finales de octubre o noviembre.

Y ahí ando sin poderme desconectar del todo, pero sin trabajar a tope, intentando rebajar los triglicéridos y de paso unos kilitos, y ponerme "divina de la muerte" para mi presentación al público y a mis amigos blogueros de por estos lares. Porque pienso convocaros a un aquelarre festivo.

Ah, y lo de que me ves más delgada y guapa en mi foto del blog, debe ser un efecto óptico, o que tú animas mucho al personal.
Besos, cielo.

.JL. en los afelios dijo...

Que suerte...
tus biorritmos me encantan
como tu.

Que lejano recuerdo el mar,
menos a ti.

Con ganas de veros,
con odio de los bares y restaurantes
te beso.

Con poco tiempo
te prometo otro regreso.

Henry J dijo...

Tus biorritmos son encantadores de leer...

Paseando por tu nube dijo...

Tesa, eres divina!! Gracias por tu re-paso, menos mal a que has sabido como afrontar el tema “obras-obreros-calor-agosto” yo no sé si habría podido, también me gusta hacer las cosas ya-ahora, quizá los años me van ayudando a entender al género humano y sus cincunstancias, aunque me está costando.
Creo que no necesitas ponerte “divina de la muerte” ya eres tan especial, que poco puedes mejorar, si es por los triglicéridos, pues adelante, pero el envoltorio ya lo tienes inmejorable.
Bien bien, espero con ansias el akelarre, que es lo mío.
Un besazo

Paseando por tu nube dijo...

JL cari�o, nosostros (mis biorritmos y yo) siempre te echamos de menos.
No te entristezcas por estar temporalmente en el dique seco, piensa que solo es un peque�o (vale grande) sacrificio, pero este ser� el medio para llegar a esa gran ilusi�n tanto tiempo so�ada.
El mar siempre te esperar� hasta que le hagas la mejor de tus pel�culas... yo espero verla!!
Te quiero y te a�oro siempre

Henry J., gracias, siempre estaremos encantados de recibirte por aki, mi pandilla de biorritmos y yo.
Un beso

Ñoco Le Bolo dijo...

Mis bioritmos andan muy alterados. No se puede hablar de cosas de comer... a la hora de comer.
Bueno, cuida tus bioritmos, si lo haces bien, te durarán toda la vida.