27 de julio de 2007

Mi vida, mi familia






Desde que tengo poder sobre mis recuerdos, siempre está presente mi familia, mi gran familia, por grande y por magnífica, somos como una sólida pompa de jabón, transparentes, alegres, luchadores, positivos y un sinfín de adjetivos que me alargarían demasiado.
Mis padres tenían un casa en el pueblo y en verano conseguiamos juntarnos todos, abuelos, padres, hijos, nietos… toda un troupe muy divertida. Se hacían grandes cenas, pero sobre todo, se hacían muchos juegos con los pequeños, la busqueda del tesoro, disfraces… mi madre tenía cuerda para agradar a todos, era una mujer especial.
Con el paso de los años, evidentemente, la pompa se fue haciendo mas pequeñita porque fueron desapareciendo grandes personas que la llenaban de amor y de risas, pero como es una pompa mágica después volvimos a soplar y le regalamos primero gorgojeos de bebes que se transformaron en unas personitas divinas, hoy son ellos los que empiezan a llevar el control de la pompa y mis hermanas y yo, seremos algún día… eso será otro día.
Todos los miércoles del año me reúno con mis hermanas, nos contamos todo lo que nos ha ido sucediendo, intentamos (y lo conseguimos) reirnos y pasar una tarde estupenda, nos animamos, nos ayudamos, cuando estoy con ellas siento a mi madre con nosotras, sus voces suenan igual, me gusta acariciarles el brazo porque me viene a la mente el tacto de mi madre, y a veces lloramos juntas aunque terminemos a carcajadas. Ellas son mi tarde de terapia y ésta semana especialmente me han ayudado muchísimo, aunque ellas no lo sepan.
Gracias mis queridas hermanas os quiero y os sigo necesitando.

5 comentarios:

Tesa dijo...

Me encanta cuando la gente valora las cosas positivas que tiene. Porque la mayoría se pasa la vida lamentándose.

No tengo la suerte de contar con una familia como la tuya, fui una niña un poco abandonada, pero no triste, todo lo contrario, amo la vida, nunca me amargué. Aprendí a valerme por mí misma y a saborear cada instante. Ya de niña, tenía una imaginación desbordante y una curiosidad que aún mantengo intacta y me hace interesarme por múltiples historias que recargan mi vitalidad, a pesar de los achaques propios de la edad.

Tal vez, porque tuve carencias de niña, disfruto tanto de los pequeños placeres, ahora tengo mi propia familia, la que yo he ido haciendo desde la nada. Los quiero a todos con locura. Y no doy mi cariño así como así, pero cuando alguien se cruza en mi vida y me enternece, me sorprende y siento que hay química es muy posible que entre a formar parte de esos que quiero.

Estoy intentando montar un pequeño local de comida rápida argentina, cuando lo tenga, pasado el verano, espero que uno de esos miércoles os reunáis allí, BRUJAS, se va a llamar, ¿no es premonitorio? , y me dejéis unirme a vuestras risas y estos abrazos virtuales sean de los de verdad.
Besos sonrientes. Me alegro que estés bien.

Paseando por tu nube dijo...

Mi querida Tesa, creo que lo tuyo es la materia prima, eres maravillosa, si encima hubieras podido aderezarlo pues... seguirías siendo maravillosa.

Y sabes, como no muchos, saborear lo que es haber creado, luchado y formado una familia Olé y olé!! y enhorabuena a los "tuyos" por tenerte a su lado y poder disfrutar de tu gran corazón.

Por supuesto, no lo dudes ni un segundo, espero estar en tu inauguración, darte un gran abrazo e intentar cooperar en todo lo que esté a mi alcance, para que esas BRUJAS, tengan un vuelo libre, prospero y siempre hacia arriba.

Y seguro que mis hermanas estaran encantadas de hacer nuestros aquelarres de miércoles, ahí y contigo.

Gracias por todas tus palabras que me ayudan un montón en mis "vaivenes".

Besos mágicos para ti y las BRUJAS

.JL. en los afelios dijo...

Déjalo ya mama!!
Esto va a mas y no puede ser,
todo en increccendo...

No puede ser que cada vez escribas con mas tacto y pasión,
ni que sea mas intenso,
pero sobre todo!!

no puede ser que cada vez lloré mas cuando te leo!!!!

mil besos para ti y las tias.
Mil besos de amor.

Paseando por tu nube dijo...

Mi adorado quebradero de cabeza, pero si solo sigo las pautas que tan amablemente me indicaste, me dejo llevar, ya solo escribo lo que vivo y lo que se me viene a este coco tan machacado, pero por lo que leo, lo mío no es la comedia...
Cariño, me gusta siempre lo que me dices, tanto como el amor que me inspiras.
Besitos en tus/mis orejas que tanto me gusta sobetearte

Ñoco Le Bolo dijo...

¿Existe la envidia sana?
En cualquier caso... post y comentarios...
son envidiables.