23 de julio de 2007

Ausencia



- me voy…

- otra vez??

- si, pero ésta será la última

- no lo hagas,

- es inevitable

- te echaré de menos

- no se puede extrañar, lo que no has tenido nunca…

- me moriré...

....Sobrevivirás, seguro

2 comentarios:

Tesa dijo...

No me gustan los amores indecisos, ni intermitentes, prefiero que me quieran con entusiasmo hasta que se les acabe el amor. Prefiero la ruptura a la indiferencia. No me interesa que me deshojen como si fuera una margarita, ahora sí, ahora no.

Y sí, se sobrevive, sobre todo a estos amores que aparecen y desaparecen alargando la agonía de algo que no es precisamente amor. No sólo se sobrevive, sino que cuando logras liberarte del todo y vuelves la vista atrás te parece increíble haber sentido tanto dolor y haber perdido tanto tiempo con alguien que no valía la pena.

Somos paradójicos y complicados, pero a veces añoramos una gran pasión que en realidad sólo es producto de nuestra imaginación agrandada y alimentada por la AUSENCIA.

Me encanta encontrarme tus comentarios en mi blog, siempre llenos de cariño y complicidad.
Como has comprobado, este verano me apetece reírme un poco más de mi misma y de todo, ya que no voy a tener apenas vacaciones, me espera un otoño con mucho trabajo, y necesito recargar mis pilas de buenas vibraciones.

Muchos besos.

Paseando por tu nube dijo...

Mi querida Tesa, por supuesto estoy de acuerdo contigo, los amores como el café, sólo, fuerte, cargado, reconfortante y al igual que esta bebida tan estimulante, para siempre, si es que se puede elegir.
Pero existen los amores intermitentes, indecisos y hasta los que se los juegan con los dados del parchis, triste pero ahí están.
Siempre me encontrarás por tu rinconcito, tan acogedor y divertido, yo tampoco tendré muchas vacaciones este verano, se me retrasan al otoño... pero seguro que se me hará mas llevadero visitando a amigos como tú, que siempre me arrancan una sonrisa.
Te dejo mi cariño