19 de octubre de 2010

Deciamos ayer....

Decíamos ayer....
.
Ni he pasado por ninguna celda de la Inquisición, ni han pasado cinco años, como al gran Fray Luis, para mí, hoy es el día y me lanzo, hace demasiado tiempo que abandoné éste blog que tantos buenos momentos me regaló y que de tantos malos me sacó con su uso y abuso.
.
Ay esta vida caótica y loca que llevamos, demasiado rápida para mi gusto, me hizo pasar a ser parte de la rueda que antes giraba a mi alrededor.
.
A lo largo de este año, tuve que soltar lastre para poder continuar, todo se había acumulando, me ha costado tanto avanzar como pararme.
.

De vez en cuando me reinvento para poder volver a ser yo misma, las inclemencias me van transformando y al final no me gusta lo que veo cuando miro hacia dentro, otras veces, como en esta ocasión, necesito mas tiempo o quizá me he dejado llevar por la desidia, tenía que dedicar los pequeños suspiros de libertad a algo que no obligara a mis cansadas neuronas a trabajar para sacar adelante este pequeño blog y, se pusieron en huelga... tras arduas negociaciones, hemos llegado a un acuerdo, ellas trabajaran cuando lo crean oportuno y necesario y yo, lo acepto, esto es si o si.
.
Uff que ha sido de mi vida en estos meses, pues he viajado un poco, esa faceta no he podido aparcarla, pero no han sido tantos los viajes como yo hubiera deseado, alguno ha caído interesante, os contaré un poco.

.
Fue la pasada primavera y el lugar, la Selva Negra, Alemania, la verde.

. Viajé allí por motivos que no vienen al caso, estuve por la zona de Schwarzwald como llaman ellos a la Selva Negra. Está en el sur-oeste del país, pegadito al sur con Austria y al oeste con Francia. Cuando pones el primer pie en suelo alemán, te das cuenta del gran ejemplo de ciudadanía que te brindan, es un pueblo simpático y dialogante, abierto al visitante, con ganas de comprenderle y ayudarle, y ante todo se respira limpieza y orden, pero sin agobios ein..

La Selva Negra. Esta sierra boscosa de 200 kilómetros de largo y hasta 60 kilómetros de ancho, limita con Francia al oeste, al sur con Suiza, al este con los Montes Suabos y el lago Constanza y al norte con los montes de Kraichgau. Entre Karlsruhe, Pforzheim, Baden-Baden y Freudenstadt. Es una zona ideal para los locos del senderismo, que se puede practicar en cualquier época del año. Recorrer cualquier paraje de la Selva Negra es una experiencia única, un abanico de tonalidades verdes, el fresco olor limpio de la vegetación en estado puro y en muchas zonas la casi total falta de luz, o ver como se cuelan jugando entre los árboles los rayos de sol.

.

Cómo ya empezamos a oler a navidad, os diré que tienen los adornos de navidad mas bonitos que os podáis imaginar, son originales y muy curiosos, son famosos sus mercadillos navideños, tendré que hacer otro viaje por esas fechas, porque según me contaron te empapas del espíritu navideño paseando por sus puestos. Y por supuesto, lo mas típico de esta zona son los relojes de cuco, los podéis encontrar de todas las formas y tamaños imaginables, entrar en una tienda y verte rodeado de cucús, es cómo hacerle un guiño divertido al tiempo.
.

Karlsruhe, una ciudad preciosa con forma de sol, de la torre del palacio barroco salen como si fueran rayos de sol todas las calles y alamedas, caminas por una calle cualquiera y al fondo siempre ves el palacio, sientes una sensación muy curiosa, parece que siempre te vigila el ojo de gran hermano. Por supuesto, es difícil perderse.
.

Alemania, tiene una cuidada selección de museos, y esta zona cuenta con una gran variedad. El Museo Regional Badense es el museo de historia más grande de la región. El Museo de Historia Natural que tiene colecciones de animales y plantas tanto autóctonas como exóticas, con una puesta en escena de su hábitat natural. El Museo de Historia Jurídica, el Museo de Tráfico, el Museo Michelin...


.

La ruta del espárrago badense tiene a lo largo de casi 130 kilómetros una ruta paralela para bicicletas, que discurre desde la ciudad del espárrago, Schwetzingen, pasando por Reilingen, Karlsruhe, Rastatt hasta Scherzheim. Desde mediados de abril hasta el 24 de junio se cosechan lo palos blancos cortándolos o quebrándolos. En ésta época, en la que tuve la suerte de estar, se puede observar la cosecha y hasta ayudar en la misma, si tienes ganitas. Se realizan en toda la ruta diferentes festivales del espárrago donde se pueden probar unas especialidades exquisitas, a base de espárragos frescos y es increíble el gran número de recetas en las que el rey es el espárrago. Después de la cosecha y hasta muy entrado el otoño se pueden reconocer los campos de espárragos por las plantas verdes con bayas.

.



Y dejo casi para el final, a la reina de Alemania, la cerveza, unos datos curiosos, cada alemán bebe al año mas de 140 litros de cerveza, que es el consumo per capita, mayor del mundo, las cervecerías alemanas producen un 10% de cerveza mundial, y generan una gran cantidad de puestos de trabajo


.

Visitar alguna buena cadena de cervecerías donde producen su propio oro líquido, es muy interesante, no sólo por las estupendas jarras que puedes consumir, y por la gran variedad de tipos que tienen, además puedes ver in situ, la elaboración. Y siempre puedes mojarlas con cualquier plato típico, las salchichas alemanas son mucho más crujientes y grandes que las que puedes comer en otras partes del mundo. Las hay de muchos tipos: blancas, verdes, rojas, ahumadas, asadas..., nudel, es una pasta blanca en forma de churro que se toma como acompañamiento y además están los brezel, panes largos con forma de lazo, con sal granulada por encima. Podría enumerar muchas mas cosas típicas, pero nos marearíamos con sus nombres knödel, gebratene fleisch, brötchen...
.
Cómo siempre, seguro me dejo historias y anécdotas en el tintero, que las recordaré en cuanto publique estas líneas, pero querido lector-bloguero, sabrás disculparme con el mismo cariño, con que yo te cuento mi experiencia.
.
El paso, está dado, la continuación...

5 comentarios:

Mos dijo...

Qué bien¡ Soy el primero en comentar en esta nueva etapa.
Agradecerte tu paso por mi orilla y decirte que has tardado mucho en volver por la Habana Vieja, que lo sepas.
Envidio sanamente a toda la gente que viaja y disfruta alrededor del mundo.
Me gustaría ir por Austria,Salzburgo,aunque reconozco que hay muchos sitios interesantes.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Alejandro Kreiner dijo...

Me alegro que te hayas divertido y que hayas sacado provecho del viaje.

Saludos.

Mos dijo...

Se te echa de menos, brujilla de la Habana.
Un abrazo de Mos.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Ya era hora de que regresaras. Al menos queda el consuelo de que te lo has estado pasando bien. Toda la zona que citas es de una belleza serena. Me encanta que me la recuerdes.

· un beso

CR & LMA
________________________________
·

Anónimo dijo...

No hay mas placer que leerte..... saber que lo pasas bien, que difrutas y sobre todo que eres FELIZ; Viajar con la mochila, con los ojos abiertos..... que bien.
No tardes tanto en escribir que alegra el alma!