3 de marzo de 2009

Yo tambien soy funcionaria

No puedo evitarlo, me ha tocado la fibra y también mi profesión, hoy no seré yo quien redactará este post, lo ha hecho un compañero funcionario, con el que estoy totalmente de acuerdo.
...
Ojalá, lo hubiera escrito yo... copio textualmente:

...
PERDÓN…POR SER FUNCIONARIO
...
Al leer el artículo de su portada impresa del día 15 de febrero (Expansión) escrito por M. Tejo titulado:” El Gobierno ahorraría el doble al congelar el sueldo de los funcionarios”, no me queda más remedio que pedir perdón a la sociedad por…”ser funcionario”. Perdón porque al estudiar la carrera de Ciencias Biológicas tuve que compaginar el trabajo en la construcción (del que me siento orgulloso por lo que aprendí)y la preparación de siete oposiciones distintas, hasta conseguir aprobar las de Administrativo de la Seguridad Social. Grave error me esperaba, porque no sabía que iba a pasar al club de personas a quién ni los distintos políticos de turno, ni a muchos periodistas, han podido ver como “trabajadores”, y así se lo han hecho ver a la opinión pública. Perdón porque tengo un trabajo estable, que ha soportado tres congelaciones salariales desde 1988 (una con Felipe González y dos con Aznar), que nunca he tenido revisión salarial según el IPC real (cosa que si lo hacen el 80% de los convenios colectivos), lo que me ha llevado a perder más del 30% de poder adquisitivo en los 21 años que llevo trabajando en el sector público (y nadie nos ha defendido nunca) . Perdón por mi osadía al estudiar dos oposiciones para ascender al Cuerpo de Gestión de la Seguridad Social cuando ya tenía 40 años, sacrificando familia y muchas horas de sueño. Y aún a pesar de haberlas aprobado, hoy, que soy un funcionario del Cuerpo A2 (diplomado) gano 1.500 euros al mes . Realmente he de seguir pidiendo perdón, porque aún así gano más que la media de mis compañeros funcionarios del Estado.
Pero hay algo que me cuestiona, porqué no piden también perdón los especuladores que nos han llevado a ésta situación, los políticos (de derechas o de izquierdas que se han enriquecido con poder o con dinero de “la bonanza económica anterior) y, por supuesto, los Banqueros, que siguen anunciando beneficios, pero menos que en el 2007 (¡que lástima¡).
Por eso reivindico que si muchos periodistas y expertos piden al Gobierno que nos apriete el cinturón a los funcionarios, en aras de la solidaridad, comiencen primero por los de arriba, los de 3.000, 4.000, …8.000 euros mensuales. Y los periodistas que piden al Gobierno que de ejemplo, que también se lo, pidan a los ejecutivos de las grandes empresas (muchos de ellos del mundo del periodismo), de los Bancos , porque es una vergüenza ver que directivos de empresas privadas ganen al año más de un millón de euros, y muchos de sus trabajadores más de 3.000, 4.000 …u 8.000 euros al mes. ¿Ellos no tienen que arrimar el hombro?, ¿ellos no han ganado gracias a la bonanza de años anteriores?. Y nunca se les ha criticado. Pero ahora, en la crisis, toca acoso y derribo de ese ser tan “insolidario” llamado funcionario. Por eso, vuelvo a pedir perdón y diré a mis hijos que no mencionen el “trabajo de su padre” en el colegio o a los vecinos, no vaya a ser que dejen de mirarme.
Menos mal que en el periódico del día 16 viene un artículo de opinión (no de portada), del profesor de la Universidad de Oviedo, Iván A. Rodríguez que entiende mejor la situación (por su preparación y conocimiento) y sabe poner las cosas en su sitio. Antes de tanto hablar y echar balones fuera uno tiene que mirarse a sí mismo, ver su trayectoria y sus actitudes, informarse bien y, después, siempre prudente, opinar, no sentenciar. Gracias
José Manuel Bujalance Serrano (funcionario de la TGSS)
Lucena (Córdoba)

...

4 comentarios:

Nicolas dijo...

Como siempre pagan justo por pecadores, este pais con sus innumerables comunidades autonomas etc ha generado tal numero de funcionarios que ahoga cualquier economia, Esta claro que habra de todo cmo en botica, pero cierto es que al tener el puesto de trabajo asegurado uno va a cualquier ventanilla y es tratado como una mierda, sencillamente es asi en la mayoria de los casos, funcionarios que no dan palo al aguam, q llenan las cafeterias y ponen el cartel de estoy desayunando y ya no te digo nada de los funcionarios del Inem como te tratan como si encima tu fueras el culpable d eestar en paro.
No digo que esto sea la norma general, hay muchiisimas excepcciones de gente muy trabajadora y amable, pero...

Estaria bien aligerar al estado de la carga de tantos ministerios duplicados y de tal incremento del numero de funcionarios...

Ñoco Le Bolo dijo...

en tu nube...

Totalmente de acuerdo contigo. Siempre han sido las duras, y nunca las maduras, para los funcionarios, una clase de trabajadores que desde la llegada de la democracia ha hecho unenorme esfuerzo por actualizarse (muchas veces a sus expensas) y que actualmente proporcionan al ciudadano el trato que corresponde como clientes de la administración.
Como en cualquier otra profesión, no excluyo la posibilidad de casos aislados que incumplen... pero generalizar es osado y además, injusto.

... y besos habanos

CristalRasgado & LaMiradaAusente
_____________________________

Álvaro Dorian Grey dijo...

Es un tópico, como ese del andaluz, el del catalán o, en vuestro caso, el del funcionario. Por algún tipo/a raro/a pagais justos por pecadores... en fin, como en todo hay gente profesional y torpes.
saludos y salud

Tesa dijo...

En mi trato con la administración me he encontrado de todo, desde la persona competente y amable, hasta la vaga y mal educada, pero como en cualquier otra empresa.

No son buenos los tópicos y desde luego cuando se habla de apretarse el cinturón empezaría por revisar lo que cobran, pero sobre todo, qué hacen esos miles de asesores que suelen tener las diferentes autonomías. Por ahí y por los sueldos obscenos de algunos directivos y banqueros.


Un abrazo, Brujita y ya sé que tú eres de las competentes, simpáticas y además de las que trabajan una "hartá".

En cuanto pare de llover, te vienes un fin de semana a Barna, y nos echamos unas risas.