4 de enero de 2008

A la búsqueda del 2008...



Salía el día 30 de la provincia de Madrid, con un sol radiante, iba a despedir el año en un pueblo castellano de esos que dicen ser de la humilde pero seductora España profunda, atravesé el puerto de Somosierra, con una temperatura exterior bastante preocupante, las 12 de la mañana y 0º, que prometía seguir descendiendo, pero el sol seguía claro y despejado de nubes, pocos kilómetros antes de llegar a la zona de Aranda de Duero disfruté de un fenómeno curioso, ví a unos pocos kilómetros una manta de nubes oscuras sobre la carretera, delante de mí, parecía que fuera una pared gris totalmente tupida, al atravesarla me encontré en otro mundo, este era triste, gris, lloroso y muy muy lánguido, pero no me sentí mal por haber dejado atrás la claridad, estaba a gusto, era la unión del invierno, la navidad y mi estado de ánimo, en una perfecta armonía, así tenía que ser y así quería despedir el año.



Mi destino, un hotel de esos que llaman “con encanto”, donde ya me esperaban muchos amigos que no iban a dejar que me descolgara con mis tristes sentimientos, pero en esos momentos lo que quería era disfrutar del viaje que aún me quedaba y me dejé seducir por esos altivos pueblos que aparecían ante mí como contribución de grandes conquistas de caballeros, decidí parar, pasear por ellos y descubrir los rincones que dejaba entrever la espesa niebla, disfruté con cada paso que dí, cada piedra que toqué y dejé que el frío me penetrara pues así me sentía mas cerca de todos los que antepasaron por allí, los de Guzman, los de Aza, tantas nobles vidas que dejaron su marca, y al fin lo conseguí, cautivada me reinventé entre todos ellos.
Aunque muchas veces en nuestra vida, intentamos retrasar lo inevitable, conseguí llegar al destino que ya tenía comprometido, no sin pena, y al final me dejé arrastrar por la alegría, la algarabía y los grandes excesos del buen vino de la tierra que quisimos tener como buen compañero en esa noche de despedidas y bienvenidas, cierto que todo ello contribuyó a terminar la fiesta con la consabida exaltación de la amistad y del recién llegado, el gran bisiesto 2008, en el que os deseo se hagan realidad todas vuestras fantasías secretas (o no).

El pobre objetivo de mi cámara fué incapaz de captar a los fantasmas con los que me topé...

11 comentarios:

Henry J dijo...

Bueno bueno…eso es cuidarse!...
Yo he descansado mucho, ahora estoy listo…
Jajaja

Feliz brujo 2008!

Ñoco Le Bolo dijo...

Tú has captado con tu cámara el ambiente. Bien pillado.
Buen comienzo de año (y salida, pero ya mas tarde)

mos dijo...

Me encantan tus crónicas viajeras.
Es bueno salir de la rutina y el agobio de la gran ciudad. Es bueno hacer una introspección y mirarse a sí mismo. Es bueno sentir la niebla, el frío y los fantasmas que también son buenos. Es bueno reunirse con amigos y sentirse bien.
Feliz 2008 y, con las pilas cargadas, nos comeremos el mundo.
Un abrazo de Mos.

.JL. en los afelios dijo...

"y al fin lo conseguí, cautivada me reinventé entre todos ellos."

Porque para eso no vale cualquiera,
ni cualquiera puede.

Para reiventarse hace falta saber lo que eres, saber donde estas y con quien te codeas,
hace falta acercarse a la mismísima piedra y besarla si es necesario, suplicarla que te guiñé su eternidad y te ilumine entre lo gris de la materia y el cielo.
Es necesario alguién que pueda contarlo, aunque no existan lentes capaces de captarlos, por último necesitas al otro lado alguien que te lea, que comprenda y que se emocione.
Así que, misión cumplida, reinventada estas.

Mil besos de anhelo, de mimo,
de hijo...

sr Miyagi dijo...

Pues las fotos han captado el ambiente brumoso perfectamente. Son geniales. Qué bueno cuando disfrutamos así de nuestras sensaciones ¿no? ¡Que tengas un muy feliz 2008! A partir de... ¡YA!

Lilit dijo...

Quien te dijo que no salieron fantasmas en las fotos?
Si me dejaste los pelos de punta!!
Brujita, felicidades, sonrisas para ti y para ellos también!
Besitos.

Rodolfo Serrano dijo...

Enhorabuena por el viaje. Qué envidia descubrir tanta magia.

Azul78 dijo...

Tu camara no se si captó bien todo... pero me has llevado allí con esa forma de describirlo...

Yo soy una enferma de los días grises... quizá porque detrás del gris, está el azul... quien sabe...

Gracias por este viaje...

Un abrazo y que las sonrisas "nublen" tu 2008

Soraya dijo...

Brujita, reinventarse es una de las cosas mas duras y mas dificiles de hacer....es decir tratar de buscar la felicidad...a pesar de todas las tristezas que podamos llevar dentro.
Lo maravilloso es que se puede, que podemos lograr reinventarnos, y mejorar nuestras vidas, nuestra calidad de vida.

Un abrazo muy fuerte,

Soraya

Henry J dijo...

Oyes brujita, que donde andas y que si ves a Tesa le dices estamos esperando (a las dos)

Rodolfo Serrano dijo...

Estás muy vaga. Quiero leerte!!!!!!